La solidaridad en tiempos difíciles

A pesar de todo siempre se está dispuesto a echar una mano a quien lo necesita, no importa si le sobra, sólo se sabe que alguien lo precisa más y urgente. 

A pesar de todo siempre se está dispuesto a echar una mano a quien lo necesita, no importa si le sobra, sólo se sabe que alguien lo precisa más y urgente. 

La situación económica que atravesamos todos en este momento, no es un impedimento para desplegar la solidaridad que podamos, apelando a la creatividad, a desprendernos de aquello que guardamos sin sentido o que ya no usamos, para que alguien más lo aproveche. 

General Viamonte se caracteriza por ser solidario, aún en tiempos difíciles. Los más humildes siempre pechan primero y después, rápidamente comienzan a sumarse todos. 

No importa meterse en el barro o en el agua misma, lo único que motiva es la ayuda al otro, la ayuda porque sí, porque es así nomás y punto. 

Tampoco es fácil aceptar ayuda, pero se recibe amorosamente y se agradece, eso también tiene un valor maravilloso, el ser agradecido. 

Es que es tan duro perder todo, lo poco que se consigue con esfuerzo durante años, el agua se lo lleva en cuestión de minutos o de horas. Es muy difícil atravesar algo así. 

Por eso es emocionante ver todos los gestos que se vienen dando desde ayer, como juntar ropa, mercadería, colchones o reparar artefactos eléctricos. Todo sirve, todo. 

Los pueblos muestran su esencia en situaciones límites, es así, no hace falta ni decirlo, solo alcanza con intentar recordar momentos similares y listo, ahí aparece casi como un acto reflejo, la solidaridad de todos.

Ojalá fuéramos así siempre, en todo momento y en cualquier circunstancia, pero eso es otra cosa, hoy importa que desde el lugar que toca a cada uno se pueda aportar algo. Ojalá fuéramos igualmente solidarios con nuestra madre tierra cuidándola día a día, para no contaminarla, para amarla y respetarla. 

Todos estos eventos “naturales” son sin dudas producto del cambio climático generado por la mala acción de la humanidad en la tierra. Nada de esto es casualidad, sino causalidad de un paso mal dado o de unos cuantos, por avaricia, por mezquindad o vaya uno a saber por qué y es algo que tenemos que empezar a mirar con mucha más atención. 

error: Este contenido está protegido