25 febrero 2024

¿Cuál es el límite? ¿Hasta dónde los dejamos avanzar? ¿Cuánto terreno debemos perder, cuantas napas dejaremos contaminar, cuantas personas se tienen que enfermar hasta que un reclamo legítimo sea defendido masivamente por todxs los damnificados? ¿Dónde debemos manifestarnos y de qué modo?  Sin ser desprestigiadxs, sin que nos vean sólo como hippies trogloditas que se oponen al progreso. Si lo único que intentamos es un contexto de bienestar para todxs. En cambio ¨ellxs¨ lo que siempre defienden y defenderán son sólo sus intereses económicos. Y están vistxs como grandes empresarixs, personas respetables en el vox populi, su status parece ser más importante para todos que la preservación de nuestro ecosistema. Podríamos presentar miles de datos, cientos de ejemplos en el que la producción química destruye los recursos naturales, provocando un gran desequilibrio en el ecosistema y gravísimas consecuencias en la salud. Lxs ingenierxs agrónomxs son legitimadxs por reconocidas facultades, pero lamentablemente su formación es fabril, de producto, de rinde, de tiempo, y el nombre ¨ingeniero¨ del latín ingeniun, viene de buscarle la vuelta, de encontrar soluciones, que es lo estamos esperando. En cambio, la mayoría se apoyan hoy en un método cómodo, cerrado, aislando el contexto, sin carácter holístico. Que obliga a lxs productorxs a estar atados a multinacionales que les venden un paquete armado. Y ellos, aunque tienen la posesión de la tierra, no tienen el derecho de hacer con ella lo que quieran, porque es parte de nuestro hábitat.

Desde su nacimiento el Foro lucha contra un poderoso sistema de producción, y contra una élite que se apaña en creerse la mano que alimenta al mundo y la única mano que alimenta es la propia. Así fuimos avanzando, a los ponchazos, discutiendo hasta con amigxs que apreciamos para tratar de que vean el problema que otrxs intentan ocultar. Utilizando horas de tiempo libre sin cobrar nunca un peso porque creemos en nuestros ideales, rogando por subsidios, por un lugar físico para reunirnos, por un viático para poder concurrir a charlas y debates donde informarnos. Despreciadxs, ninguneadxs, no respondidos por las autoridades municipales. Pero aun así, autónomxs, siempre, desde el inicio fuimos un Foro autónomo, un grupo que deliberaba libremente para buscar soluciones a la problemática ambiental de la comunidad.

Hoy, las cosas cambiaron.

En enero del presente año el Presidente del HCD Jorge Defendente convocó a una reunión por medios de comunicación locales para conformar el Foro Ambiental. ¿Cómo? ¿La Municipalidad quería copar el Foro Ambiental? La misma gestión que no contestaba nuestros pedidos, nuestras cartas, quería tomar posesión de nuestro espacio vaya a saber por cuales intereses. Y nosotrxs ni siquiera fuimos convocadxs directamente.

Así que el Foro Ambiental de General Viamonte fue a la reunión organizada por la Municipalidad para conformar el Foro Ambiental de General Viamonte. No es un chiste. Así fue. Durante dicha reunión el Bloque FDT manifestó que el HCD no había convocado sino que había sido una iniciativa de la Alianza Cambiemos. En dicha reunión participaron más de 50 personas de diversas organizaciones sociales, vecinxs autoconvocadxs y afectadxs por fumigaciones y algunos referentes de organismos nacionales como el INTA, INAES, etc.

Pero también nos llevamos la sorpresa de que concurrió toda la comitiva del modelo extractivista, personajes muy oscuros, gente denunciada, sostenedores opuestos a los objetivos del Foro. Y ahora, extrañamente, quieren ser parte. Raro. Algo olía mal, algo se traían entre manos.  

A pesar de las cuatro reuniones presenciales no se logró nada en concreto por el gran contraste de ideas. Además el Municipio presentó un nuevo Estatuto desconociendo la existencia del Estatuto preexistente del Foro. Es decir, llegaron con sus intenciones, su gente y además con clara intención de imponer sus reglas. Inaudito. 

El Foro Ambiental junto a otras entidades de bien público y la Comunidad Mapuche Epu Lafken presentaron un argumento de bioética para oponerse a la integración de algunas personas como por ejemplo los fumigadores e Ing. agrónomos con denuncias.

Luego de 70 días de confinamiento la Dirección de Ambiente retomó el tema convocando a reuniones virtuales para apurar a como dé lugar la elección del “inspector ambiental”. Imponiendo de esta forma la agenda del Foro que tenía como prioridad aprobar el Estatuto. Durante las cuatro reuniones virtuales mostramos las irregularidades en el proceso de sucesión al cargo. Ante la renuncia del inspector ambiental no se respetó el orden de mérito resultado de la terna seleccionada por el jurado durante el 2016. Luego de cinco reuniones, la desprolijidad con que se manejaron siguió en aumento porque el Dir. de Medio Ambiente cambió antojadizamente horarios, los días, la duración de las reuniones. No redactan actas o relatorías de las reuniones, no se comprometen a  firmar las que que toma de manera autónoma el Foro Ambiental y tampoco se respetan los acuerdos. Su metodología es avanzar con el proceso de nueva convocatoria para el cargo de inspector ambiental sin dar respuesta a las irregularidades cuestionadas del proceso anterior. 

Además la Dirección de Medio Ambiente fue incorporando al grupo de whatsapp de la comisión redactora a participantes que no sabemos a quienes representan.

Por estas razones denunciamos ante la opinión pública toldense esta serie de irregularidades y una gran tergiversación de la política ambiental para la protección de la casa común.

Una cuestión interesante es abrirnos, porque sabemos que así fortalecemos el espacio, logrando un nivel más alto de deliberación, análisis de la situación ambiental y posibilidades de desarrollo de horizontes alternativos al modelo hegemónico agrario. Y otra muy distinta es ceder un espacio autónomo a personas sin ética y que nos quieren doblegar para lograr un Foro Ambiental genuflexo y funcional al modelo extractivista.