17 abril 2024

Preocupación en Junín por el desborde de Laguna de Gómez

La sudestada y la gran cantidad de agua que está ingresando desde el sur de Santa Fe, desbordó la Laguna de Gómez. Según medios de Junín, la imagen hizo recordar a lo sucedido en 2001, cuando se registró una de las inundaciones más importantes en la que la ciudad quedó aislada por la ruta 7 tras desmoronarse el puente.

Según advirtieron medios de comunicación de la ciudad de Junín hace algunas horas, la Laguna de Gómez se encuentra desbordada debido a la suba del nivel del agua y los fuertes vientos de las últimas 24 horas que se suscitaron en buena parte del noroeste bonaerense y en especial sobre Junín.

Esta situación incidió para que el desborde del límite impuesto por la barrera del murallón fuera superado ampliamente y se produjera el encharcamiento de sectores aledaños.

La gran masa que proviene desde la Laguna Mar Chiquita y que en las últimas semanas ha sido monitoreada por las autoridades del Comité de Cuenca, generó preocupaciones por temor a la posibilidad de que las barreras naturales, o en muchos casos construidas por el hombre, pudieran ser rebasadas.

A su vez, los campos linderos a la Laguna Mar Chiquita, principalmente en el partido de General Arenales, habían evidenciado un mayor encharcamiento y productores de esa zona habían alertado hace algunos días que, si bien el agua pasaba en un escurrimiento natural en su dirección hacia Junín, en muchos casos el derrame afectaba cada vez más lotes linderos al espejo de agua.

En este sentido, la semana pasada el subsecretario de Obra Públicas de la Municipalidad de Junín, arq. Marcelo Balestrasse, se reunió con vecinos de zonas linderas al Río Salado para informarles de las tareas de monitoreo permanente para adelantarse y evitar mayores riesgos.

En esa oportunidad, Balestrasse expresó que “en las redes sociales y en algunos medios se comentan cosas que no son exactas, entonces la gente está muy preocupada y nos dice a diario que nos vamos a inundar.

Y en un intento de llevar tranquilidad a la población, informó que “el sistema está funcionando correctamente y que el agua que recibimos desde Gómez y que se manda aguas abajo a través del canal, el Carpincho la evacúa perfectamente. Hay un escurrimiento muy bueno de toda esta agua en exceso”, explicó el funcionario.

Por último, Balestrasse aclraró que “nuestra preocupación es que ocurra una lluvia importante que pueda anegar calles, porque hoy muchos barrios desaguan al río que ya viene cargado. Por eso estamos atentos. Pero queremos transmitirles que ese es el único problema que podríamos llegar a tener y que, si ocurre, vamos a estar allí con todos los equipos para solucionarlo”.

En tanto, Juan Carlos Duhalde, presidente del Comité de Cuenca de la Laguna La Picasa, ratificó ayer que la situación se agravó en las últimas horas y que vuelve a poner en riesgo el tránsito por la Ruta Nacional 7, arteria esencial para el transporte interprovincial y sobre la que el agua vuelve a presionar a la altura del puente.

Por otra parte, Duhalde señaló que “el camino alternativo tiene 1 mts de agua” lo que lo hace prácticamente inutilizable en muchos tramos.

Asimismo, manifestó que “sólo se necesitaría hacer un canal de 6500 mts para que por rebalse no por bombeo, pudieran salir un volumen estimado en 5 mts2 por segundo (según estimaciones extraoficiales), lo que “no ocasionaría problemas aguas abajo”.

Fuentes: La Verdad y Diario Junín.com