21 junio 2024

Encontraron sin vida el cuerpo de un hombre en el interior de su vivienda

Un hombre de 38 años fue encontrado sin vida en su habitación

Ocurrió en el barrio Pueblo Nuevo. Su deceso se produjo hace varios días y fue descubierto por un olor nauseabundo que salía del interior de la casa de calle Alem.

Tras un llamado al servicio de emergencias 911, se constató el deceso de un hombre de 38 años de edad identificado como Pablo Hidalgo, del cual los vecinos no habían visto ni tenían noticias de él. El llamado se hizo debido a que del interior de la casa de calle Alem 637 emanaba un olor nauseabundo.

Con la presencia del cuñado de Hidalgo, Gustavo Cicerchia, quien es policía, se procedió a abrir las puertas de la vivienda y se encontró el cuerpo del morador de la casa, fallecido, acostado en la cama de su habitación, deceso que se habría producido hace varios días.

En el caso tomó intervención el fiscal Carlos Colimedaglia, de turno en el departamento judicial Junín, y la causa fue caratulada “Investigación causal de muerte”, practicándose una autopsia al cadáver de Hidalgo. Peritos de Policía Científica también concurrieron al lugar en el atardecer de este este lunes.

Junín Digital


Encontraron muerto a un hombre en su casa. Tuvo una triste historia de vida

Este lunes a la tarde, un hombre fue encontrado muerto en su casa de calle Alem 637, casi Primera Junta. Fueron los vecinos quienes dieron aviso a la Policía ya que desde hace días sentían “olor muy fuerte a podrido”. Para realizar el ingreso a la vivienda la Policía pidió asistencia de Bomberos.

Una vez en el interior constataron que el único habitante de la casa había fallecido. Se llamaba Paulo Hidalgo, y según contaron vecinos a Junín24, “tendría unos 37 años y una historia de vida muy muy triste. Desde chico

Paulo vivía con su papá, su mamá y su hermana. Hace muchos años su papá falleció y entró en una depresión profunda donde estuvo alrededor de cinco años sin salir de su casa. Luego murió su mamá, y su hermana se fue a vivir con su esposo. En la casa solo quedaron Paulo y su perro. Y el perro también murió y quedó solo”, nos explicó.

Muchos vecinos se reunieron alrededor de la casa y la duda entre ellos era si se había suicidado o murió de tristeza. Un vecino estuvo en el interior de la casa del hombre fallecido y no vio signos de suicidio, y vio comida en la vivienda. Cuando esta información llegó a los vecinos que esperaban afuera, algunos opinaron: “Pobre chico, seguro se dejó morir, estaba muy triste”.

Junín 24