Huracán Fútbol Club es el nuevo campeón de la LPF

Venció a Independiente MC 1 a 0 en el desempate y festejó en nuestra ciudad.

Huracán Fútbol Club de Carlos Tejedor venció a Independiente de Mones Cazón 1 a 0 en el desempate de la final de la Liga Pehuajense de Fútbol, que ante una verdadera multitud se desarrolló en la calurosa tarde del domingo en el Campo de Deportes “Alberto Irigoyen” del Club Atlético Defensores del Este de nuestra ciudad y se consagró campeón en el campeonato de Primera división 2023.

Con un gol marcado a los 32’ del primer tiempo, con un tiro libre ejecutado por Brian Mendoza, “Las Comadrejas” volvieron a festejar un título en suelo pehuajense.

La finalísima 2023 fue dirigida por el árbitro Guillermo Bartolomé, de buena actuación.

Diego Lopardo se fue expulsado cuando se apagaba la primera etapa en el “Alberto Irigoyen”, segundos después de ser reemplazado a raíz de una lesión. Mismo camino que correrían Matías Guagliarello en el local y Juan Cruz Tondo en la visita, cuando promediaba el complemento. Misma etapa en la que debió abandonar el campo de juego el director técnico de los “Diablos Rojos”, Diego Sandillo.

 

EL PARTIDO

CUNDO MEJOR ESTABA INDEPENDIENTE, LLEGÓ EL GOL DE HURACÁN

Independiente de Mones Cazón arrancó mucho más incisivo y enchufado en el partido y tuvo al menos cuatro llegadas claras de convertir el primer gol, cuando Huracán de Carlos Tejedor todavía no había inquietado a su arquero.

A los 30 segundos, un gran pase de Juan Martín Tallarico por la izquierda hizo que Marcelo Mansilla se escape de su marca y defina dentro del área al primer palo, pero apenas desviado. El local empezaba a avisar, con buenos pasajes de su conductor, Juan Martín Tallarico y un Marcelo Mansilla que llevaba peligro al área rival.

A los 7’ Juan Martín Tallarico ejecutó un córner desde la izquierda, hubo un rebote en el área, y el remate de Marcelo Mansilla se perdió desviado. A los 17’, un participativo Juan Martín Tallarico mandó un tiro libre al corazón del área, donde Juan Juarros alcanzó a peinar, siendo Guido Bravo quien despejó y evitó la caída de su valla.

A los 26’ llegó una genialidad de Juan Martín Tallarico, que si salía bien era para cerrar el estadio. Robó el balón de espaldas cerca de la mitad de la cancha, se dio vuelta, y sacó un verdadero sablazo que, tras recorrer varios metros, bajó, besó el travesaño, y se perdió por milagro afuera.

Cuando todo era del local y el visitante no le encontraba la vuelta al partido y llegar al área de Santiago Martín, Jonathan Díaz cometió una falta cerca del área, en el sector izquierdo del ataque “xeneize”. Brian Mendoza sacó un remate bajo, rasante y cruzado, que luego de pegar en el palo izquierdo, dio en la humanidad de Santiago Martín y se metió pegada al palo derecho del arquero, para que todo Carlos Tejedor festeje el primer, y a la postre, único gol del partido, que le daría el campeonato a “Las Comadrejas”.

Independiente sintió el impacto y no volvió a ser el de los primeros minutos. Mientras que el experimentado equipo de la vecina ciudad empezó a ser el que nos tiene acostumbrados. Manejó los tiempos del partido y dejó a sus hombres más veloces para acertar algún contragolpe.

Guillermo Bartolomé di siete minutos de juego extra y a los 50’ el hábil Diego Lopardo debió ser reemplazado a raíz de una lesión. Cabe acotar que había llegado tocado al encuentro. Cuando el número 8 se retiraba del campo de juego, protagonizó un incidente con el banco de suplentes del local, y fue expulsado del campo de juego.

Cuando se apagaba el primer tiempo, a los 53’, dado que Guillermo Bartolomé había otorgado dos minutos más, Brian Mendoza se fue solo al arco y cuando le salió Santiago Martín, no hizo otra cosa que dársela en las manos, desperdiciando una jugada increíble, en la prácticamente liquidaba el pleito.

 

INDEPENDIENTE NO PODÍA Y HURACÁN JUGABA CON EL RELOJ

En el arranque del complemento, Diego Sandillo movió las fichas. Ingresó Damián Zemaitis por Kevin Silva para tener más peso en la ofensiva. Pero, el partido se hizo trabado, luchado en la mitad de la cancha y con muy pocas llegadas a las áreas. Situación que sin lugar a duda favorecía a la visita, que esperaba, jugaba con el reloj, y veía el paso del tiempo para gritar campeón.

Hubo que esperar hasta los 20’, cuando un tiro libre de Juan Martín Tallarico terminó con un cabezazo al arco de Bruno Martínez, que se perdió apenas desviado.

Se fueron sucediendo los cambios, y a los 35’, Huracán tuvo una chance clara de llegar al segundo gol. Llegó el centro desde la izquierda de Jeremías Agudo, una de las figuras del partido, impasable por su sector y aportando salida como en este caso. Santiago Martín tuvo que despejar con sus puños al córner, por encima del travesaño, para evitar la caída de su valla.

A los 39’, cuando se moría el partido, Matías Guagliarello y Juan Cruz Tondo tuvieron un cruce en la mitad de la cancha sin pelota y ambos fueron bien expulsados por la autoridad del partido.

Antes del final Independiente fue a buscar el empate con mucha vergüenza deportiva, peor no lo consiguió. Huracán a agrupó bien atrás, supo manejar el partido, y solo quedaría ver la expulsión el director técnico Diego Sadillo en el local, antes que Guillermo Bartolomé decreté el final de la historia y “Las Comadrejas” vuelvan a dar otra vuelta olímpica en nuestra ciudad. Algo que se les hizo costumbre desde que desembarcaron en la Liga Pehuajense de Fútbol.