25 septiembre 2022

Gobierno acordó con el FMI un préstamo por u$s 50.000 millones: impone fuerte recorte fiscal

La Argentina y el FMI acordaron un programa Stand-by con una duración de 36 meses por unos U$S 50.000 millones, que prevé metas inflacionarias y fiscales, indicó el organismo, que en un comunicado respaldó al Gobierno de Mauricio Macri y pidió el apoyo de la comunidad internacional.

Asimismo, el Fondo respaldó «enérgicamente los redoblados esfuerzos por reducir la inflación, que, como sabemos, carcome los cimientos de la prosperidad económica de Argentina y recae directamente en los segmentos más vulnerables de la sociedad».

«El plan económico del gobierno gira en torno a un reequilibramiento de la posición fiscal. Avalamos plenamente esa prioridad y celebramos la intención de las autoridades de acelerar el ritmo de reducción del déficit del gobierno federal, restableciendo el balance primario para 2020», destacó.

Además. alentó que el Gobierno «ha asumido el compromiso de velar por que el gasto, como porcentaje del PIB, no descienda en los tres próximos años». «Asimismo, si las condiciones sociales empeoran, existen disposiciones para incrementar más la asignación presupuestaria dedicada a las prioridades sociales», indicó.

En el comunicado, la directora gerente, Christine Lagarde, «felicito a las autoridades argentinas por haber llegado a este acuerdo». «Como lo hemos destacado anteriormente, se trata de un plan concebido e instrumentado por el gobierno argentino y que pretende fortalecer la economía en beneficio de todos los argentinos», remarcó la funcionaria.

Como condición para el desembolso se acordaron nuevas metas inflacionarias y de resultado fiscal. En cuanto a las previsiones inflacionarias, el acuerdo con el Fondo prevé para 2019 una suba del 17%; para 2020, 13% y para 2021 del 9%.

En lo que hace a resultado fiscal, se pactaron los siguientes: 2,7% del PBI en 2018 (contra 3,2% de las metas previas); 1,3% en 2019 (contra 2,2% anterior); equilibrio primario en 2020 (contra 1,2% previo) y superávit de 0,5% en 2021 (contra 0 de antes).

Además, el Tesoro se compromete a emitir un programa de cancelación anticipada de Letras Intransferibles para que el Banco Central reduzca el stock de Lebac.

Ambito.com


Qué pidió el FMI: un ajuste fiscal más duro y metas de inflación «realistas»

Las condiciones para otorgar el préstamo también incluyen la prohibición para que el Banco Central le preste dinero al Estado.

El Fondo Monetario Internacional reclamó algunas condiciones para que la Argentina pueda acceder al préstamo de 50.000 millones de dólares que anunció el organismo multilateral. Estos son los principales pedido del Fondo:

Reforzar el ajuste para reducir el déficit fiscal más velozmente

El Fondo pidió que se modifiquen las metas de reducción del déficit que había anunciado el Gobierno en el Presupuesto 2018. Para este año, el déficit fiscal primario (sin tomar en cuenta los pagos de deuda) no deberá pasar el 2,7% del PBI. Para 2019, el déficit tendrá que quedar debajo de 1,3% del PBI y para 2020, el Gobierno tendrá que conseguir un déficit fiscal cero.

Ese compromiso obliga al Gobierno a acelerar de manera muy visible los recortes en el gasto público, ya que tendrá que recortar gastos por unos 7.000 millones de dólares para el año que viene y otro monto equivalente para 2020.

Asegurar la independencia del Banco Central

El ministro de Hacienda anunció que «en los próximos meses» se enviará al Congreso un proyecto de ley para cambiar la Carta Orgánica del BCRA, de forma de prohibirle al Banco Central que transfiera dinero al Tesoro nacional. De todas maneras, de aquí a la sanción de la ley, el BCRA dejará de transferirle esos fondos, según aseguró el titular del BCRA, Federico Sturzenegger.

Metas de inflación «realistas»

El Fondo reclamó que se modifiquen las metas de inflación que anunció el Gobierno este mismo año, y que fijó en 2018 para el 15%. El FMI y el Banco central calcularon las metas de inflación para 2019 en 17%, lo cual obligó al Gobierno a reconocer su falla de cálculo y a eliminar las metas para 2018. Según admitió Federico Sturzenegger, de aquí a junio de 2019 esperan una inflación de «entre 20% y 21%».

Clarín.com


Acorralado por el desmanejo de la economía, el Gobierno acordó un durísimo programa por 3 años con el FMI

Ajuste XXL para un rescate al desastre económico

El auxilio financiero del FMI alcanza a 50 mil millones de dólares.

Los primeros 15.000 millones del megaendeudamiento llegarán antes de fin de mes. El Gobierno espera superar las tensiones, aunque admite que habrá más recesión e inflación.

El Fondo Monetario Internacional validó un crédito para Argentina por hasta 50.000 millones de dólares durante tres años. El desembolso extraordinario está condicionado a la aceleración del ajuste fiscal y la puesta en marcha de un paquete de reformas en el esquema monetario y cambiario. Un primer tramo del préstamo por 15.000 millones de dólares ingresará a las cuentas públicas dentro de dos semanas, cuando el stand-by de acceso excepcional haya sido aprobado por el directorio del organismo multilateral. El programa no establece un cronograma para el resto de los fondos sino que, supeditados a la supervisión del FMI, los desembolsos se harán a pedido del gobierno de Mauricio Macri. A lo largo de los 36 meses de vigencia del acuerdo las autoridades argentinas se comprometen a recortar el gasto en obra pública, achicar las transferencias a las provincias, continuar con la quita de subsidios, reducir las erogaciones salariales estatales y ajustar el sistema de la seguridad social. “Acelerar el programa de convergencia hacia el equilibrio fiscal”, fue el eufemismo elegido por el titular del Palacio de Hacienda, Nicolás Dujovne, para referirse a un ajuste equivalente a 3,7 puntos del PBI o 19.300 millones de dólares. Al tipo de cambio vigente, la suma supera los 480 mil millones de pesos. “Esto es una buena noticia”, sostuvo el funcionario.

Las medidas acordadas para acceder al préstamo del FMI incluyen profundos cambios en la política del Banco Central: una reforma de su Carta Orgánica para prohibir el financiamiento del Tesoro, medidas adicionales para limitar la emisión monetaria y un cambio en la composición de sus pasivos para minimizar el stock de Lebac. La entidad presidida por Federico Sturzenegger considera finalizado el escenario de crisis cambiaria y, por lo tanto, dejará de intervenir de manera extraordinaria con sus ofertas masivas de divisas que ponían un techo a la cotización del dólar. “Aquello que hicimos hasta la última semana nos parece que ya no es necesario. Volvemos a una operación normal”, sostuvo el funcionario que verá reforzada su autonomía al referirse a la renovada confianza oficial en la “flotación” del dólar. Frente al impacto en los precios que tuvieron la devaluación y los tarifazos, el BCRA decidió abandonar el cumplimiento de su meta de inflación del año y, además, elevó sus objetivos de precios de 10 a 17 por ciento para 2019. “Este año vamos a esperar tener la inflación más baja posible. Pero no nos ponemos una meta”, consideró anoche el banquero central. El financiamiento proveniente de la entidad dirigida por Christine Lagarde será complementado con 5600 millones de dólares del Banco Mundial, el BID y la CAF. El paquete de financiamiento para Argentina fue celebrado ayer por el titular del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin.

El anuncio del programa de financiamiento-ajuste del Fondo fue realizado por Dujovne y Sturzenegger. El tipo de crédito otorgado permitió superar en 2,5 veces el límite previsto en un stand-by tradicional. Los 50.000 millones de dólares equivalen a 1100 por ciento de la cuota del país. Lo hicieron pasadas las 19:30 en uno de los salones del Centro Cultural Kirchner apenas finalizó en Washington una reunión de directorio del FMI. En el convite convocado fuera de agenda, las autoridades del organismo fueron informadas sobre la existencia de un acuerdo entre el staff del organismo y las autoridades argentinas. Los miembros recién tenían previsto encontrarse hoy para, entre otros puntos, aprobar el informe del Artículo IV de Liberia. Las reuniones no programadas son escasas. La crisis griega fue uno de los episodios excepcionales cuando los directivos del organismo llegaron a ser conchabados un sábado para validar un crédito condicionado destinado al golpeado país europeo. En el caso del programa por hasta 50.000 millones de dólares para Argentina, la votación formal se realizará el miércoles 20.

La aprobación está descontada y, según anticipó Dujovne, el primer desembolso llegará dentro de las siguientes dos jornadas. Los 15.000 millones son un monto levemente superior a las reservas perdidas durante la corrida cambiaria. Una porción de los recursos ingresará a las reservas del BCRA y otra al Tesoro, aunque los funcionarios no precisaron cómo serán distribuidos.

El recorrido del tijeretazo fiscal se conocerá a lo largo de las próximas semanas cuando se difunda la Carta de Intención presentada por Argentina, las evaluaciones realizadas por los técnicos de FMI y, fundamentalmente, el Proyecto de Presupuesto que será enviado al Congreso a mediados de septiembre. Hasta ahora se conoce que un programa de índole fiscal sin ninguna referencia a la raíz estructural del problema: el déficit de divisas. Las pautas informadas ayer contemplan un “esfuerzo fiscal” equivalente a 3,7 puntos del PBI a lo largo de los próximos tres años. El ajuste fiscal busca garantizar la disponibilidad de fondos para el repago a los acreedores.

El componente del gasto más expuesto a los recortes será la inversión pública, que experimentará hasta 2020 una caída del 81 por ciento en términos reales o un ajuste igual a 1,6 puntos porcentuales del producto. Los programas de participación pública privada buscan compensar esa merma financiando las iniciativas con deuda.

El segundo ítem en relevancia será la quita en los subsidios a la energía y el transporte. Las estimaciones del Palacio de Hacienda muestran una caída del 48 por ciento en términos reales que representa 1,1 puntos del PBI. Por su parte, las transferencias a las provincias experimentarán un retroceso acumulado del 74 por ciento que representa 0,7 puntos del PBI. Las erogaciones salariales del Estado también registrarán la “aceleración en el ritmo de reducción del déficit fiscal”. Lagarde consideró que el programa acordado con las autoridades argentinas permitirá “restablecer la confianza de los mercados”. El objetivo oficial es alcanzar el déficit cero en 2020. En la Casa Rosada no están convencidos que lograrán ejecutar el ajuste en tiempo y forma sino que aseguran que el acuerdo con el FMI no pone en riesgo una victoria en las próximas elecciones presidenciales.

“Producto de la turbulencia financiera que tuvimos estos días vamos a crecer menos y tener un poco más de inflación de la que esperábamos a comienzos de año. Acudimos al FMI en forma preventiva para evitar una crisis. Actuamos con muchísima premura. Las crisis generaron pobreza y destrucción de contratos. Estamos empeñados en la construcción de un país normal”, explicó Dujovne acompañado por los funcionarios que negociaron en Washington el acuerdo a lo largo de las últimas semanas. También dijo presente el vicejefe de Gabinete, Gustavo Lopetegui. Las autoridades argentinas destacaron que “por primera vez en la historia de un programa con el FMI, incluye una salvaguarda que permite incrementar el gasto social si el gobierno argentino lo considera necesario”.

El Palacio de Hacienda explicó que “si la economía no creciera como esperábamos, podrán realizarse ampliaciones de gasto focalizadas en la AUH”. El margen de maniobra previsto es de hasta 30 mil millones de pesos anuales o 0,2 puntos del PBI.

Pagina12

error: Este contenido está protegido